lunes, 13 de diciembre de 2010

¿CON QUIEN Y CUANDO DEBO CASARME?

Tu, joven cristiano, no tienes el derecho de casarte con nadie que no sea cristiana. Dios dice, "No os unáis  en yugo desigual con incrédulos"(2 Co. 6:14) Ni tengas una novia no cristiana, porque  el propósito del noviazgo  es conocerse y  decidir si esta persona  es la "correcta" para el matrimonio. Leemos lo del Rey Salomón, hijo de David:
"Pero el Rey Salmón amo además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras … gentes de las cuales a Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegareis a ellas, ni ellas se llegaran a vosotros; porque ciertamente  harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A estas pues, se junto Salomón  con amor. Y tuvo setecientas mujeres reinas y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová  su Dios, como el corazón de su padre David". ( 1 Reyes 11:1-4). En su vejez, Salomón escribió vanidad todo es vanidad".
Era un viejito amargado, viendo la vida como una vanidad, porque él no supo controlar sus pasiones. De todas maneras, el solo hecho de que la otra persona sea cristiana no basta. Hay muchos matrimonios entre cristianos que son un "infierno en la tierra”. Uno siente un llamado para servir al Señor y la otra persona esta contenta con solo asistir a la iglesia los domingos; uno tiene sueños y metas grandes y la otra persona es conformista. Se un joven  de oración  y busca a Dios, confiando que Él tiene la pareja ideal para ti.
Salmos 37:4 promete "deléitate asimismo en Jehová y el te concederá las peticiones de tu corazón". Se  dice que lo "opuestos se atraen " y es cierto en algunas áreas de la vida especialmente en cuanto a nuestro temperamento. No es nada extraño que un acelerado "colérico”, con un carácter  fuerte y cualidades de líder, se case con una mujer calmada y pacifica que una muchacha sanguínea platicadora y extrovertida se enamore de un joven quieto, "melancólico" e introvertido. Sin embargo cuando llega al asunto de las metas en la vida, las convicciones espirituales los interese, el nivel educativo y nivel socioeconómico, cuanto más tengan en común mas posibilidad habrá de tener felicidad y armonía en el matrimonio. De vez en cuando un joven cristiano me pregunta, "¿y como voy a saber quien es la muchacha que Dios tiene para mí? " Yo le respondo, " te vas a enamorar de ella y además tendrás la confirmación de Dios en tu espíritu" Si eres una persona de oración, puedes esperar que el Señor revele su voluntad perfecta para tu vida pero no en una manera mística.
Esta revelación viene a través del amor genuino hacia la otra persona, la paz de Dios en tu corazón y por los consejos de otros cristianos maduros. Aunque somos espirituales, no creo que Dios pase por alto los sentimientos humanos y naturales del amor. Yo sé que el Señor me dio como esposa a Gloria, pero también fue un proceso natural. Me enamore locamente de ella. No  recomiendo a nadie que se case mientras no este enamorado de la otra persona, aun si dijere, "Dios me mostró que fulana va a ser mi esposa". Yo he oído de tales casos y algunas veces "Fulana" no estaba convencida. Sí Dios té lo mostró entonces empieza a cultivar una relación de amistad con ella, y si es de Dios, los dos se enamoraran. Si no hay muchos jóvenes cristianos en tu Iglesia, no te desesperes, sino ponte a orar y a tomar pasos prácticos para que Dios te pueda contestar. Yo vengo de un pueblito pequeño en el estado de Pennsylvania, y Gloria vivía como a 3,000 kilómetros de distancia en el Estado de Missousi; por una "coincidencia" planteada por Dios …los dos nos encontrábamos en una conferencia cristiana en una iglesia pequeña en otro estado, Ella  había orado por un esposo cristiano con deseos de servir al Señor; yo había pedido a Dios una esposa cristiana. Ya que no había en nuestras congregaciones locales la respuesta a esas oraciones, Dios hizo el "milagro" de que nos conociéramos a miles de Kilómetros  de nuestras casas.
Mi yerno tiene un testimonio bello en esta área. El tenia casi 28 años de edad cuando se caso con mi hija, porqué él había esperado la mujer que Dios tenía para él. Su mama se  desesperaba  y por varios años le aconsejaba que ya era tiempo de conseguir novia. El siempre respondía  "no mama no tengo que buscar novia, Cuando encuentre la mujer que Dios me esta preparando yo sabré".
Y así sucedió: Cuando el y Sheri mi hija se conocieron (lejos de las casas de ambos) los dos sabían que eso era la voluntad de Dios y su amor mutuo lo confirmaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario