lunes, 13 de diciembre de 2010

Noviazgo



Se cuenta de un ermitaño que vivía solo en una cueva con su hijo de 15 años. El hijo nunca había conocido al pueblo  más cercano no tampoco había visto a otra gente. Pero para celebrar sus 15 años su padre decidió llevarlo al pueblo para que lo conociera y para comprarle un regalo. Salieron desde la mañana y llegaron primero a la talabartería donde ... su papa le enseño una montura. Después le llevo a la tienda de artículos deportivos y le enseño los mejores cuchillos  para la casería.
Mientras caminaban en la calle, encontraron a una muchacha como de 15 años; el joven preguntó a su padre, "¿Qué es eso?" Su padre, tomado por sorpresa, no había que contestarle, porque no quería que su hijo se interesara en una chica todavía. Entonces, rápidamente le dijo, "Es un ganso, mi hijo", y seguían caminando y viendo en las tiendas.
Durante el transcurso del día el muchacho conoció perros finos, rifles y pistolas. Al fin del día el papa voltea al joven y le pregunto: " Bueno, mi hijo, te he enseñado muchas cosas hoy, estoy dispuesto a comprarte lo que más te gusta. Dime ¿cual has escogido?" Sin titubear ni por un momento, el muchacho le contestó, Papa quiero un ganso".
La atracción sexual entre un joven y una señorita es tan antiguan como el mundo mismo y se origino en la mente de Dios. Fue Dios quien dijo, "No es bueno que el hombre este solo; haré ayuda idónea para él".
Después de formar a la mujer del mismo cuerpo de Adán, entonces Dios la trajo al hombre para que se gozaran juntos en una relación  matrimonial plena.
El pecado original no fue el sexo, fue su desobediencia al mandamiento de no comer del árbol. El sexo fue creación  de Dios para bendecir a la humanidad. Tu sexualidad, joven, es un don divino, pero es un don tan delicado que te puede traer gran felicidad o te puede destruir.
Según un estudio de la revista Teenage(juventud), 99% de los jóvenes dijeron que las relaciones sexuales antes del matrimonio es el problema numero uno que enfrenta la juventud hoy en día.
Vivimos en un mundo promiscuo. El mensaje de la música moderna, de la televisión, revistas, películas, de los compañeros de la escuela y por todos lados es: " Si te sientes bien, hazlo " o " todo el mundo lo esta haciendo".
Una muchacha cristiana  escribió, "Estoy cansada de oír en la televisión o leer en cualquier revista que abro: Cuídate en tu vida sexual, Señorita, procura usar anticonceptivos para evitar enfermedades o embazaron no deseados. ¿Por que no nos aconsejan mejor guardar el sexo para el matrimonio?"
Estoy convencido  de que hay miles y miles de jóvenes  cristianos, como esta señorita, que desean consejos sanos, consejos basados sobre la Palabra de Dios, y quieren que alguien les hable bien claro y directo.
Por eso, estoy escribiendo este librito. Tengo mas de 30 años de estar felizmente casado y muchos años de ser líder espiritual, observando y aconsejando a personal que  están sufriendo las consecuencias  de no tener su sexualidad bajo control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario