miércoles, 19 de enero de 2011

Hoy quiero hablarte de las pruebas, que todos pasamos en varios momentos.


Hoy quiero hablarte de las pruebas, que todos pasamos en varios momentos.

Cuando una prueba se va viene otra, por eso Pedro nos dice: "Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo." 1 Pedro 4:12-13 (Nueva Versión Internacional)

Y Santiago nos da el motivo de que esto suceda: "Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada." Santiago 1:2-4 (NVI)

Es decir que debes alegrarte porque a la prueba debes mirarla como una oportunidad para vencer y crecer!

Además Santiago nos dice: "Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento." Santiago 1:5-6 (NVI) Es decir que Dios también nos da las herramientas para pasar esa prueba. Dios jamás nos pediría que hiciéramos algo que no podamos hacer.

"Pues este justo (Lot), que convivía con ellos y amaba el bien, día tras día sentía que se le despedazaba el alma por las obras inicuas que veía y oía. Todo esto demuestra que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven como Dios quiere." 2 Pedro 2:8-10 (NVI)

Vicente, el SEÑOR te dice: "Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos." Salmos 32.8

"El ojo de Jehová está sobre los que lo temen, sobre los que esperan en su misericordia,  para librar sus almas de la muerte y para darles vida en tiempo de hambre." Salmos 33.18-19

Si tienes temor de Dios puedes confiar en que Él esta mirándote, así como un padre mira a su hijo para velar por su protección. Aunque tu no sepas hacia donde estas caminando, Dios sí lo sabe y puedes confiar en que si vas por un lugar peligroso, Él te llamará la atención para protegerte.

El temor a Dios nos lleva a cumplir con la ley, con respecto a esto Santiago nos dice: "Quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla." Santiago 1.25

lunes, 17 de enero de 2011

Creados para ser Alguien

Según una antigua leyenda, en un principio,
Dios creó a los pájaros sin alas. Después, puso
las alas sobre el suelo, a ambos lados de sus
cuerpos, y les dijo: “Ahora deseo que tomen su identidad y
la utilicen”.
Algunos pájaros se negaron a levantar sus alas. No pasó
mucho tiempo antes que otros animales los mataran, ya
que los pájaros eran muy lentos moviéndose a pie.
Otros decidieron tomar las alas y colocarlas sobre sus
hombros. Al principio les parecían pesadas, pero a medida
que se acostumbraron a ellas, parecía que las alas les crecían
en el cuerpo. Los pájaros comenzaron a experimentar
con sus alas, ahora adosadas al cuerpo, subiéndolas y bajándolas.
Como podrás imaginar, pronto algunos levantaron
vuelo. Otros los siguieron rápidamente y muy poco
después, toda una bandada se elevaba hacia las nubes.
El hecho es que cada uno de nosotros fue creado para
ser alguien. Fuimos creados para tomar nuestra identidad
y elevarnos. Dios tenía un plan maestro en mente cuando
creó este mundo, y tenía un rol planeado para cada uno
de nosotros cuando nos creó. Lo que hoy parece ser una
carga, una discapacidad, una carencia, un problema o una
imposibilidad... ¡puede ser en realidad, tus alas!
➥¿Qué carga, discapacidad, carencia, problema o imposibilidad
que tienes podría, en realidad, ser tus alas?
Sólo tú
El Señor nos llama a cada uno de nosotros a ser sus amigos.
Así nos convertimos en siervos buenos y fieles, dispuestos
a ser y hacer lo que él desea que seamos y hagamos.
Y lo que el Señor desea es que cada uno de nosotros
llegue a ser ese alguien que él nos creó para que fuéramos.
El Señor te hizo con una serie de huellas digitales que
son únicas. Nadie más las tiene. Sólo tú. Lo mismo sucede
con las huellas de tus pies, tus manos, tu voz y tu código
genético (ADN). Eres una persona única, con un cuerpo
nunca hecho antes.
➥Escribe aquí abajo un hecho único acerca de ti.

¿Qué es la Mentalidad de Langosta?

El Señor te hizo con una historia que nadie más tiene.
Te puso en un lugar y un tiempo especial dentro de la historia,
y te ha dado una secuencia y una serie de experiencias
únicas en tu vida. Eres alguien único, con un pasado,
un presente y un futuro que jamás han sido vividos antes.
El Señor te hizo con una serie de habilidades, talentos,
dones y potencial que nadie más tiene exactamente en esa
misma combinación y en ese mismo nivel. Te ha dado
oportunidades de desarrollar esos dones. Te ha dado intereses
y deseos y sueños que son únicamente tuyos. Eres alguien
único, con un potencial nunca antes realizado.
¡Hay esperanza!
El Señor te hizo para bien. Él te diseñó con la idea de algo
bueno. Dijo: “Es bueno”, cuando tú naciste. Él desea que
siempre seas física y espiritualmente sano, y que tus necesidades
sean satisfechas. Su mayor esperanza es que tomes
las decisiones correctas en tu vida para poder vivir con él
por toda la eternidad.
El Señor te ha dado un potencial de gloria: esplendor y
lustre en tu vida, que reflejen su gloria. Tú tienes la gloria
interior de saber que eres alguien que está conectado con
el supremo Alguien.
Prepárate para ser un vencedor de gigantes
No hay fórmula establecida para saber quién será un vencedor
de gigantes. Los vencedores de gigantes no están limitados
a una clase, o edad, o sexo, o nacionalidad, o raza,
o domicilio, o coeficiente intelectual, o cualquier otra característica
definitoria. La mayoría de las personas destacadas
en la historia han provenido de trasfondos muy problemáticos,
han vivido en épocas violentas y han superado
muchos obstáculos.
Además, los vencedores de gigantes raramente siguen
una carrera determinada, o logran un título en especial, o
asisten a una escuela en particular o aprenden determinados
conocimientos. Cualquier persona, en cualquier lugar,
puede ser un vencedor de gigantes.
➥Según tu opinión, ¿qué es lo que impide que las
personas alcancen su máximo potencial?
❍ falta de motivación
❍ malos antecedentes familiares
❍ falta de dirección en su vida
Mentalidad de langosta =
enfermedad del espíritu
PENSAMIENTO
VENCEDOR

❍ malas calificaciones en la escuela
❍ otra razón: ___________________
En mi opinión, se trata de la “mentalidad de langosta”.
La mentalidad de langosta es una enfermedad interna del
espíritu. Rara vez se la diagnostica, pero es muy común.
La mayoría de nosotros conocemos las señales de advertencia
de las grandes enfermedades asesinas de nuestro
tiempo. Podemos nombrar rápidamente los síntomas del
cáncer, las afecciones cardíacas, la diabetes, el SIDA, y
otras. También estamos aprendiendo a poner nombres a
los trastornos psicológicos y sociológicos. Cada vez aprendemos
mejor a tratar a las personas que han sufrido terribles
dramas en sus vidas. Pero pocos sabemos que tenemos
una mentalidad de langosta, y los que lo sospechan muy
rara vez saben qué hacer al respecto.
Para vencer la mentalidad de langosta debes estar dispuesto
a tomar tus alas y convertirte en el “alguien” que
fuiste creado para ser.
Pensar como un vencedor de gigantes significa que estás
dispuesto a desarrollar una gloria interior y permitir que ella
inspire, impacte e ilumine cada área de tu vida. Este libro habla
de cómo puedes vencer en la tierra de los gigantes.
➥Si realmente deseas ser ese alguien que fuiste creado
para ser y sabes que necesitas ayuda para “tomar
tus alas”, haz la siguiente oración:
Señor, quiero vencer la mentalidad de langosta. Quiero
pensar como un vencedor de gigantes. Quiero ser ese “alguien”
que tú me creaste para que fuera. Por favor, ayúdame
a desarrollar mi gloria interna a medida que estudio
este libro, y que ella inspire, impacte e ilumine cada área
de mi vida. Amén.

Venciendo en la tierra de los Gigantes


Para los que les gusta leer aqui les dejo este buenisimo libro Venciendo en la tierra de los Gigantes super recomendado


http://divshare.com/direct/13417663-a36

sábado, 8 de enero de 2011

Como vivir tu Liderazgo al máximo, en el ministerio Juvenil


Con pasos cortos se acercaba. Era una mujer de baja estatura y muy delgada que llegaba a Calcuta (India) cuando los agentes de migración, requiriendo sus documentos de identidad, le preguntaron: “¿Cuál es su nombre?”. Ella respondió: “Soy Teresa”. “¿Y cuál es el propósito de su viaje?”, indagaron. Ella dijo con mucha firmeza: “Vengo a ayudar a India”. El hombre la miró fijamente, replicando: “¿Tiene dinero?”. Ella tomó su bolso y dijo: “¡¡¡Tengo tres monedas y tengo a Jesús, puedo hacer cualquier cosa!!!”.
En una cultura como aquella, una mujer no tenía lugar en la sociedad, mucho no podía hacer. Pero aún así la dejaron pasar. Tal vez por las tres monedas más que por lo que podía aportar a la sociedad. Además, era una simple desconocida nacida en Skopje, Albania. Nada alteraría el curso de la historia.
Pero con el transcurrir de los años, antes que ella muriera, cada presidente o ministro en todo el mundo, sabía quién era ella. La que con tres simples monedas y Jesús afectó el mundo entero, porque decidió ser fiel a Dios y ayudar a ese pueblo.
Cuando decides tomar lo que Dios te dio para servir a otros, ocurren cosas que ni imaginaste.

No necesitas ser un súper dotado para servir. Ni siquiera necesitas saber leer, escribir o tener una certificación con las mejores calificaciones para hacerlo. No necesitas llegar hasta un postgrado en tus estudios para ayudar a la gente que está a tu alrededor.
Martin Luther King, Jr. Lo dijo de esta manera:
“Todos pueden ser grandes…
…Porque todos pueden servir.
No tienes que tener un diploma para servir
No tienes que saber gramática para servir
Sólo necesitas un oído lleno de gracia y un alma impulsada por el amor”


Servir es un estilo de vida, que te llevará a experimentar los momentos más gratificantes de tu vida si lo haces con la motivación correcta. De ahí la importancia que como Líder juvenil conozcas el potencial que Dios te ha dado y empieces a buscar oportunidades para desarrollarlo y así vivir tu vida al máximo. Para ello, considera lo siguiente:

Ten un propósito por el que valga la pena vivir.

Jack Morrison, bombero de vocación, lucha arduamente por abrirse camino entre llamaradas de fuego y explosiones dentro de un gran almacén. Su objetivo es rescatar a un ciudadano atrapado por el intenso fuego. Ingresa al almacén y en el empeño de seguir avanzando para salvar a la víctima, un derrumbe lo sorprende dejándolo atrapado entre escombros y metales de las estructuras caídas.
Desde afuera, el capitán Mike Kennedy -mentor, amigo y jefe de bomberos de Jack- hace todo lo posible por rescatarlo con vida.

Hay camiones cisternas de la unidad de bomberos, luces, sirenas, helicópteros, gigantescas llamas y columnas enormes de humo subiendo del gran almacén. Adentro de aquel edificio ardiente, Jack Morrison está inmóvil en el suelo, atorado por los escombros y pedazos de edificación que hace instantes habían caído sobre él. Es en ese instante que empieza a recordar y a visualizar en su mente escenas pasadas de su vida. Entre ellas, el momento en que conoció al Capitán Kennedy, sus inicios y el descubrimiento de su pasión, profesión y vocación: ser un rescatista y salvar vidas, enfrentando todo tipo de peligro, obstáculos y dificultades; poniendo en riesgo su propia vida a favor de personas que ni siquiera conoce, hasta el trágico momento en el cual se encuentra atrapado.

Cada recuerdo denota la desinteresada motivación de cumplir con su deber. Esas historias vividas asoman pensamientos que le hacen suponer que cumpliendo y desarrollando su vocación fue que Jack encontró a sus más cercanas amistades, conoció al amor de su vida, experimentó la realización de sus sueños y entendió que las verdaderas recompensas a su labor son los rescates logrados a lo largo de su carrera.

Mientras Jack se encuentra caído, aguardando ahora su propio rescate, afuera de aquel edificio sus amigos y compañeros de vocación trabajan arduamente por salvarlo de una tragedia de la cual parece imposible salir con vida.
Quizá hasta aquí no se había dado cuenta, pero Jack había descubierto su propósito en la vida sirviendo a otros.

Dos grandes interrogantes surgen de aquel filme titulado “Brigada 49”:

¿Qué lleva a un hombre a entrar a un edificio en llamas cuando todo el resto está corriendo hacia fuera? ¿Por qué los bomberos dejan a sus familias todas las mañanas para arriesgar sus vidas por extraños?

La palabra clave que responde a ambas interrogantes es: “Propósito”.
Lo hacen porque es el motivo de sus vidas. Lo hacen porque lo llevan adentro, porque es la razón de sus existencias, y aunque tienen la posibilidad de estar haciendo cualquier otra cosa, saben que no sería lo mismo.
La valentía, la audacia, el coraje y la lealtad afloran en ellos, desde el día en que descubrieron que esa es su vocación y su propósito.

Al reflexionar sobre nuestro propósito en la vida, recuerdo las palabras de Henry Ford, pionero de la industria automotriz, quien dijo: “Todo el secreto de una vida exitosa es descubrir qué estamos destinados a hacer, y luego hacerlo”.

En primer lugar tienes que entender y asumir que tú eres el capitán de tu vida y la persona a quien Dios coloco para guiar a tus jóvenes. y que tienes la responsabilidad de llevar tu vida hasta el destino que Dios trazó para ti y también de ayudar a tus chicos a que puedan los propósitos de Dios para ellos.
No tendrás la oportunidad de culpar a otros de dónde y en qué situación te encontrarás en 5 o 10 años. A esa altura estarás viviendo las consecuencias de tus decisiones de hoy. Es tu responsabilidad averiguar cuáles son los caminos que tienes que recorrer y utilizar todos los recursos que Dios te da para encaminarte hacia aquello que Él tiene preparado para ti. De esta manera puedes trazarte metas que te acercarán a la misión que tienes en esta vida. Sólo tú puedes descubrir el propósito que Dios tuvo al crearte. Sólo recuerda que sea cual fuere ese propósito siempre apuntará a servir a tu generación, a dejar una huella en la vida de los que te rodean.

“Los sueños de Dios, no caben en tus sueños, pero tus sueños si caben en los sueños de Dios… sueña en grande, pero asegúrate que en tus sueños estén incluidos los sueños de tus jóvenes, y ten por seguro que entonces sí será un sueño de Dios”.

Busca oportunidades para servir, no para sobresalir.

A veces pensamos que a través del servicio podremos escalar posiciones y llegar a sitiales o metas que nos hemos propuesto, otras veces usamos el servicio como una excusa para alcanzar ciertos privilegios, pero debemos corregir esta errada motivación y entender que el poder servir a otros en sí ya es un privilegio, un honor y una recompensa. Debemos canalizar nuestras motivaciones a través del amor y del agradecimiento. Debemos servir porque entendemos que es parte de los privilegios que Dios nos permite hacer, y porque entendemos la grandeza y el honor de ser parte de de este gran operativo de rescate, de un mundo perdido que necesita con extrema urgencia experimentar el amor incondicional de Dios a través de nuestras vidas.

Un gran ejemplo de canalizar nuestros talentos como una oportunidad para servir a otros y no solamente para sobresalir o destacarnos en algo, fue Eric Liddell, uno de los misioneros que más ha impactado mi vida, él fue hijo de una pareja de misioneros que había entregado su vida a servir en la China. Desde muy pequeños Eric y sus hermanos vieron a sus padres dedicarse con una pasión inconmovible al pueblo chino. En 1920 se inscribió en la Universidad de Edimburgo, donde descubrió sus aptitudes y desarrolló sus dotes atléticos, ganando grandes premios, y destacándose como corredor.
En el momento cúspide de su carrerra deportiva, habiendo conseguido la medalla dorada en las olimpiadas de Paris en 1924, y batiendo un nuevo récord mundial, decide dejar todos sus logros de lado, para correr una mejor carrera, servir a Dios.
Luego de terminadas las Olimpíadas de París, y de haber concluido sus estudios universitarios, regresó a China, en donde sirvió como misionero desde 1925 hasta 1943. Su trabajo como misionero tuvo el adicional de gran riesgo para su vida ya que se produjo la invasión japonesa a China. En 1943 Liddell, junto a otros misioneros americanos, pasó a trabajar tras las líneas japonesas. Ese mismo año aparecieron los primeros síntomas de la enfermedad que le provocaría la muerte, un tumor cerebral. Al poco tiempo fue internado en Weishien. Dos años más tarde el extraordinario corredor olímpico y abnegado misionero falleció en China.
Al enterarse de la muerte de Lidell, Escocia y toda Gran Bretaña estuvieron de luto.
Su enfermera relata que sus últimas palabras fueron de regocijo por la tarea cumplida: “Lo he entregado todo”.
La pasión de servir a esa nación no fue detenida por la fama ni por el dinero, había dedicado su vida por ayudar y dar a conocer a Jesús. La habilidad de ser un gran corredor lo utilizó para servir a otros. Durante la guerra corría kilómetros trasladando a los heridos para que sean atendidos.
En una ocasión Eric dijo: “No tienes que ser famoso o especialista para servir al Señor. Dios pregunta solamente si en lo que te desempeñas lo haces con sinceridad y fidelidad. Dios te ha llamado para que lleves fruto, y ése fruto debe permanecer. Dios honra a sus fieles, y él honrará tu obediencia, con una vida que trasciende hasta la eternidad. La entrega completa a Cristo es la victoria total”.


Involúcrate en la causa
Tiempo atrás con mi esposa y mi hija tuvimos la oportunidad de visitar el Gran Cañón en Arizona, Estados Unidos; y las Cataratas del Iguazú, Brasil. Al llegar a estos lugares uno dice wow! Como puede alguien dudar de la existencia y el poder de Dios ante tales majestuosidades. En verdad es impresionante, es imposible olvidarlas. Quedan grabadas en la mente. Creo que forman parte de las maravillas más grandes de las que podemos ver en la tierra. Sin embargo, hay otra maravilla en el mundo que muchas veces no vemos o no le damos el elogio que se merece. Una maravilla que cuando la notas marca tu vida para siempre y deja una huella imborrable en ti. Es una especie en peligro de extinción que tiene un valor incalculable para la raza humana, que marca la historia de la humanidad. Esa especie en peligro de extinción son padres que enseñan la Biblia a sus hijos, instruyéndolos a vivir bajo sus principios. Son maestros en escuelas y universidades que con sus vidas reflejan el amor de Dios. Son empresarios que aportan sus impuestos al gobierno, que dan un trato justo a sus empleados y sirven honestamente a sus clientes con la calidad que prometen. Son hombres y mujeres que deciden escoger hacer lo correcto antes que escoger solo lo que les conviene. Son Líderes juveniles que con sus vidas modelan a Jesús, que instruyen en las escrituras a las nuevas generaciones y que entregan sus mejores años a esta causa.

Es hora de actuar, sé parte de esta especie que no se extinguirá.

Comienza desde donde estás y con lo que tienes en tus manos, recuerda que muchos hombres y mujeres que marcaron la historia empezaron sirviendo con pequeñas cosas que luego se convirtieron en gigantescos milagros. Empieza sirviendo en los pequeños detalles de la vida. Cuando ayudas a algún anciano o a alguna persona con necesidades específicas estás sirviendo; cuando prestas atención a un amigo que necesita ser escuchado también lo estás haciendo. Proponte a ayudar en tu hogar, a tus padres, a tus hermanos; muéstrate accesible ante cualquier necesidad que veas a tu alrededor. No olvides que cuando predicas del amor de Dios con tus acciones y palabras en tu familia, en tu grupo de jóvenes, en la universidad o en tu trabajo estás sirviendo.

Fuiste creado para brillar e iluminar el camino de los que están cerca de ti. Sé incluyente; anima a los demás; inventa cosas nuevas; desarrolla tus talentos; estruja al máximo tu imaginación; busca nuevas oportunidades; piensa ideas ingeniosas; crea soluciones a los imposibles para otros; no bajes los brazos; descubre nuevos horizontes; sueña en grande; extiende tu mano; comparte con otros; aprende de los demás y nunca, nunca dejes de vivir y compartir el amor incondicional de Dios.

No olvides que las consecuencias del servicio son sumamente poderosas, generan bendiciones que no podrás dimensionar hasta dónde llegarán. Vendrán desde el cielo con consecuencias eternas dejando una huella imborrable en las personas a quienes has ayudado y también llegarán a tu vida por haber sembrado semillas de servicio, cosechando una vida llena de consecuencias sobrenaturales. Cuando eso suceda no olvides que: “Cuando Dios te bendice, es simplemente para que puedas servir a más personas”. Y que la mayor recompensa es saber que tu vida sirvió para ayudar y rescatar de la desesperanza y el dolor a otros. Tal como lo reflejan las palabras de Jesús en Mateo 28.20: Como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

“Hay un destino que nos vuelve hermanos, ninguno sigue su camino solo. Todo lo que damos a la vida de los demás, regresa a nuestra propia vida”.

Las siete señales de un líder juvenil sobresaliente




Por Lucas Leys. Lejos del estereotipo de líder juvenil hombre, joven, gracioso, intérprete de la guitarra, seminarista y con una camioneta, las siguientes señales acompañan a cada líder juvenil eficaz (sea hombre o mujer).

Dios requiere algo más de un líder de jóvenes que saber cómo armar un buen programa para los encuentros semanales que organiza.
El liderazgo eficaz es el complejo resultado de una diversidad de factores. Aun así, se pueden identificar algunas características que acompañan a cada líder de jóvenes y adolescentes que logra hacer un trabajo sobresaliente. Lejos del estereotipo de líder juvenil hombre, joven, gracioso, intérprete de la guitarra, seminarista y con una camioneta, las siguientes señales acompañan a cada líder juvenil eficaz (sea hombre o mujer):

Señal 1: lleno del Espíritu Santo
Claro que esta característica no es exclusiva del liderazgo juvenil. Ser llenos del Espíritu Santo es condición obligatoria para ser un cristiano eficaz. Pero en el caso del líder o pastor de adolescentes, si no es lleno del Espíritu de Dios, su consejería se limitará a manejar recursos humanos, que por buenos que sean, no podrán satisfacer plenamente las necesidades de los jóvenes en conflicto. Tampoco nuestras motivaciones serán las correctas y nuestro trato no tendrá la eficacia de quien está provisto de la guía del Espíritu en la toma de decisiones.

La espiritualidad del líder juvenil es fácilmente discernible para los adolescentes y jóvenes de este tiempo. A ellos no les basta con un lindo sermón arriba de un púlpito. Las relaciones interpersonales cercanas entre los líderes y los jóvenes son indispensables para un ministerio sano. Pero es en esa cercanía que se puede notar mejor el verdadero carácter del líder juvenil. Aun cuando parezca que los adolescentes no prestan atención, miran de cerca si las palabras de los líderes cuando predican son vividas por ellos cuando están abajo del escenario. Si los líderes pretenden acompañar a los adolescentes a la madurez en Cristo, eso es imposible de hacer si ellos mismos no cultivan una relación de dependencia con el Espíritu de Dios.

Señal 2: tiene un sentido de llamado

Para muchos es obvio pensar que la decisión de ir a hacer misiones en lugares alejados y difíciles tiene una única explicación en un llamado especial del Señor. Pero el ministerio juvenil es tan transcultural como cualquier ministerio a otra geografía. Involucra cambios de lenguaje, diferentes vestimentas, música, danzas exóticas y distintas presuposiciones morales. Si aquellos que se disponen a participar del ministerio con adolescentes no tienen un llamado claro y específico a trabajar con ellos ocurrirá una de dos cosas o ambas: se sentirán muy pronto miserables o harán sentir miserables a sus adolescentes.

Tener la convicción de que Dios es quién nos ha convocado a hacer ese trabajo es la única fuente de afirmación en que deberíamos depositar nuestra confianza. Al final, los resultados serán impredecibles en el ministerio en general, y más aún en el ministerio que cuenta con la edad más impredecible. Solo un sentido de llamado claro hará entonces que el líder siga adelante.

Es tiempo de que se levanten líderes que no están «practicando hacer ministerio» mientras trabajan con los jóvenes, pues hoy hacen falta dirigentes que entiendan que han sido llamados por Dios a invertir en esta generación y a hacer un serio esfuerzo más allá de los aparentes resultados o de las expectativas de personas de otros ministerios.

Señal 3: está preparado para la tarea de aconsejar

La juventud es una época de muchas preguntas. La posmodernidad ha tornado compleja la dinámica adolescente; los cambios se han exagerado y los mensajes contradictorios abundan. Por eso es necesario que quienes guían jóvenes tengan respuestas contundentes y no ingenuas. El rol de modelo que a cada líder le toca debe ser ejercido con responsabilidad, y aquellos que han sabido aconsejar a sus adolescentes pronto comenzarán a recibir más muchachos(as) pidiendo consejos. Por eso, los líderes eficaces están preparados para la tarea de dar consejos comprometidos y sabios; para hacerlo se especializan en las cuestiones de la cultura, las crisis familiares, la identidad y en los distintos métodos para hacer una consejería eficaz. En otras palabras, trabajan y estudian para ser mejores consejeros. Pero un condimento que no puede faltar es ser confiables.

La confiabilidad es parte inherente a la capacidad de aconsejar y a la posibilidad de entablar una relación personalizada. Líderes que no poseen esta cualidad no tardarán en ser descartados por los adolescentes. El secreto de confesión es de vida o muerte para personas muy conscientes de sí mismas como son los jóvenes. Personalmente puedo decir que, aunque soy un predicador, he observado frutos más milagrosos en ocasiones donde tuve el regalo de poder dar la palabra adecuada en el momento justo a una necesidad específica de alguien. Seamos sinceros: la mayoría de las predicaciones quedan en el aire, pero esos momentos en que alguien se abre con una persona que para ella es importante tienen un impacto mucho más poderoso. Por eso es que me da lástima ver tantos líderes que solo dependen de un micrófono para comunicarse con sus jóvenes, pues se pierden tantas oportunidades por no ahondar en una consejería sabia...

Señal 4: está actualizado respecto a la cultura joven

El vértigo de cambio impulsado por los medios y el mercado exige una constante actualización de parte de los líderes juveniles. Las distintas tribus de adolescentes tendrán diferentes características en sus gustos musicales, en su vestimenta y en su lenguaje, y desconocer sus «ondas» equivaldrá a mostrar desinterés por sus gustos y atracciones. Un grupo de adolescentes requiere una disposición transcultural similar a la que necesitan las misiones en otras latitudes, solamente que el cambio es generacional más que geográfico. El líder eficaz estará atento a cuáles son las características de los adolescentes de su barrio y de su iglesia.

Una manera de lograr esta actualización es observarlos en los lugares donde ellos se juntan (escuelas, la puerta de las disco, hamburgueserías y demás). Otra manera recomendable es preguntarles a ellos mismos. Los jóvenes se sienten importantes cuando se les pregunta y por eso funcionan muy bien los cuestionarios y encuestas. Sacar a los jóvenes cristianos del templo y llevarlos a lugares públicos a hacer cuestionarios acerca del gusto y tendencias culturales no solo sirve a los líderes para estar actualizados sino que resulta una excelente actividad que los chicos agradecerán. Revistas, películas y programas de moda pueden bien ser auscultados para informarnos de qué es lo que los jóvenes están escuchando fuera de nuestro medio.

Si nuestra misión es ser luz, ir por todo el mundo y predicar las buenas nuevas de salvación tenemos que prestar atención a qué está pasando a nuestro alrededor, y si además queremos dar en el blanco con las preguntas que esta generación tiene, no podemos estar predicando siempre de la misma manera. Es necesario hacer contacto con sus puntos de interés y sus códigos culturales. Siempre que ve alguna buena revista con temas relacionados con las modernas tendencias juveniles, mi esposa me la compra porque sabe que quiero saber qué se viene o qué influye a los muchachos cuando están en la escuela o expuestos a los medios masivos de comunicación.

Señal 5: trabaja en equipo


Los líderes juveniles eficaces saben que solos no pueden lograrlo todo. Entienden que Dios capacitó a su cuerpo con distintos roles y dones (1Co 12.4–30) y que es tarea del líder equipar a otros para la tarea del ministerio también (Ef 4.12). Los líderes eficaces también entienden que la misión es más importante que la posición y por eso reconocen las habilidades de otros y les facilitan la tarea sumándolos al trabajo.

Son tantas y tan complejas las necesidades de los jóvenes actuales que es imposible para un o una líder estar cerca de todos sus adolescentes a menos que sea un grupo verdaderamente reducido. Pero si el anhelo de un ministerio juvenil es multiplicarse, hace falta mayor mano de obra. El liderazgo reconoce esto y dedica buena parte de su tiempo a reclutar voluntarios para su ministerio juvenil. Cuantos más líderes de calidad se tenga, más posibilidades de maduración y resolución de conflicto tendrán los jóvenes.

Los jóvenes no necesitan solo líderes atléticos que sepan tocar la guitarra y sean extrovertidos. Si hay algún miembro en el equipo de liderazgo con estas características, ¡sensacional!, pero hay jóvenes que se identificarían mejor con otras personalidades. Los mejores equipos son los que tienen una buena dosis de diversidad de intereses, personalidades y edades, y por tanto, contar con líderes adultos involucrados, por ejemplo, enriquece al ministerio con experiencia, contención y modelos.

Los líderes juveniles simplifican las tareas del ministerio consiguiendo y estimulando la gente adecuada para cada una de ellas.

Señal 6: incluye a los padres
Tratar de interpretar a los adolescentes fuera del esquema familiar sería un cuadro incompleto. Por eso los líderes no deberían ponerse en situación de competencia con los padres sino aprender a trabajar juntos. 

La adolescencia no solo llega para los hijos, también les llega a los padres aunque en un rol diferente. El punto clave para muchos es la llamada «brecha generacional». Ser adolescente hoy no es lo mismo que fue ser adolescente en los años setentas, y esta realidad tiene diversas consecuencias. De todas maneras, la presente generación de chicos no puede desarrollarse positivamente sin el marco de estabilidad, comprensión y amor incondicional que los padres deben brindarles, y esto es reconocido por los líderes juveniles eficaces.


Trabajar con los padres no siempre es fácil. Yo también he tenido padres que ¡más vale perderlos que encontrarlos! Pero los líderes eficaces se esfuerzan por sumar al equipo de trabajo al menos a algunos padres que enriquezcan al ministerio con una imagen de familia y le dé a otros padres mayor credibilidad. Hay buenos programas que se pueden hacer para ayudar a las familias a tener un mejor tiempo juntas, y las fiestas son siempre una gran oportunidad: graduaciones, navidad, el día de la madre, el padre o la amistad. También podemos inventar otras «fiestas» para empezar a incluir a la familia y celebrar ese diseño de Dios para la vida del ser humano.

Señal 7: se especializa

Históricamente en América Latina se suele ver al ministerio juvenil como un escalón de ascenso hacia «el verdadero ministerio». ¡Qué error! Pienso que la escena irá cambiando en los próximos años, pero hoy, más y más estudiantes de instituciones teológicas se han dado cuenta de que Dios está llamando a una generación de líderes para que se especialicen en la tarea de evangelizar y discipular jóvenes. Desde hace poco más de una década, en países como Estados Unidos y Corea, un grupo cada vez mayor de estudiantes ha empezado a comprender el enorme desafío y la vitalidad que tiene el ministerio juvenil para la Iglesia de Cristo, y a la luz de esto se han ido agregando materias de ministerio juvenil a seminarios e instituciones teológicas. En algunas instituciones incluso se ofrecen maestrías y se empieza a hablar de doctorados en la especialización. Muy pronto esto se va a ver en nuestro continente.
Pero más allá de las posibilidades académicas existe la razón eje del ministerio juvenil: los jóvenes necesitan líderes preparados; ellos se merecen dirigentes que articulen una filosofía sensata y entiendan por qué hacen lo que hacen; que además interpreten las Escrituras desde el contexto contemporáneo y comprendan las realidades interiores propias de la edad. Necesitan también guías creativos, con buena capacidad de auto-crítica y capaces de comunicar la visión y de organizarse.

Los líderes juveniles sobresalientes se toman su trabajo muy en serio. Compran libros de ministerio juvenil, consiguen diversos materiales y estudian dedicadamente cómo ser cada vez mejores.
Por Lucas Leys

miércoles, 5 de enero de 2011

Hola, Joven

Se fue un año y comenzó otro... Seguramente en estos días tu, como yo, estas analizando tus metas y proyectos para este nuevo año.  Estarás festejando aquellas cosas que lograste alcanzar. Y también cuestionando los motivos de no haber alcanzado las que te habías propuesto.

Te tengo una muy buena noticia! Cada segundo es una nueva oportunidad para vencer!

John L. Mason nos dice en su libro "Un enemigo llamado promedio": "No permita que la búsqueda de su equilibrio se convierta en una excusa para no dar el único, agresivo y radical paso que Dios lo ha dirigido a dar.

En tres ocasiones, en Josue 1.6, 7 y 9, el Señor dice a Josue: Esfuérzate y se valiente. Creo que El dice lo mismo a todos los creyentes de hoy día. Cuando decides estar en la ofensiva, la atmosfera de tu vida comienza a cambiar.
Aprende a tomar el hábito de tomar la iniciativa y nunca empieces tu día siendo indiferente.

Por lo general retroceder y estar a la defensiva refuerza el problema. La intimidación precede siempre a la derrota. Si no estas seguro de qué camino seguir, ora y enfrenta la situación con plena confianza.

Dos pescadores quedaron atrapados en una tormenta en medio del lago:
-    ¿Deberíamos orar o remar? - Pregunto uno al otro.
-    ¡Hagamos las dos cosas! - Respondió su sabio compañero.
Eso es hacer la ofensiva."

Que la búsqueda de la voluntad de Dios no sea una excusa para NO tomar una decisión. "Quien vigila al viento, no siembra, quien contempla las nubes, no cosecha". Eclesiastés 11.4 (Nueva Versión Internacional)

"Joven, encomienda al Señor tu camino; confía en él y él actuara" Salmos 37.5 (NVI).

Si decides caminar sobre el agua como lo hizo Pedro posiblemente te hundas pero los brazos del Maestro estarán allí para sostenerte.

"El SEÑOR  afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir; podrá tropezar, pero no caerá, porque el SEÑOR lo sostiene de la mano" Salmos 37. 23-24 (NVI)

"Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra animo; ¡Pon tu esperanza en el Señor!" Salmos 27.14 (NVI)

 

domingo, 2 de enero de 2011

Siete Metas para un Nuevo Año de ÉXITO

1. Asuma su propia responsabilidad  sobre las situaciones actuales y futuras. El futuro de su carrera estará influenciado principalmente  por su esfuerzo, su competencia, su carácter  y su habilidad para construir relaciones con otras personas. Evite la tentación de culpar a otros por las circunstancias y dificultades que lo rodean: a su jefe, al mercado, a la debilidad de los demás. Concentre sus esfuerzos en aquellas áreas en las que UD. esté verdaderamente capacitado para influenciar y sonría a aquellas que escapan de su control, al menos por el momento.
2. Identifique aquellas fortalezas y talentos que son únicos en Ud., y determine cómo puede duplicar el tiempo en su trabajo en que utiliza estas fortalezas y talentos. Con demasiada frecuencia nos desgastamos atendiendo esas cosas urgentes del día a día y entonces descuidamos aquellas que pueden crear  mucho mayor valor para nuestra organización y que aprovechan esas habilidades dentro de nosotros, cuyo resultado es innovación creativa y satisfacción profunda. Haga más y más de aquellas actividades que sus habilidades particulares le permiten hacer mejor. Preguntese constantemente: ¿cómo puedo aprovechar mejor mis fortalezas y usarlas más efectivamente? ¿cómo puedo aprovecharme mejor?
3. Estudie las verdaderas necesidades actuales y los retos de su organización y desarrolle  un plan que le permita, para el final del año, haber sido la diferencia significativa que llevó a resolver ese reto; o haber creado algo  que cumpla estas dos exigencias: haber superado las expectativas  de todo el mundo y que haya creado algo que sea de importancia y valor para su organización.
4. Use algún medio o herramienta de planificación que lo ayude a mantener en  primera fila las metas y objetivos claves que desea lograr. Sin ellas, con frecuencia somos arrastrados por la corriente de aquellas cosas que son urgentes pero no importantes. Recuerde el mayor enemigo de lo mejor es lo bueno.
5. Sientese con la persona a la que Ud. le reporta y clarifique las mutuas expectativas que cada quien tiene sobre el otro, y desarrolle un acuerdo formal o informal entre los dos.
6. Duplique el tiempo que Ud. destina  a oír  a los demás: compañeros de trabajo, clientes, superiores, hijos, amigos, etc. Su boca fue diseñada para cerrarse, sus oídos no. Ud. tiene dos oídos y una boca. Uselos como fue el deseo del creador.
7. Finalmente desarrolle un plan para su educación continua y su desarrollo personal. No importa cuan avanzada haya sido su educación, o cuan exigente haya sido su entrenamiento en el trabajo. Con el increíble proceso de cambio que estamos viviendo en la economía mundial. Ud. puede estar seguro de que el conocimiento recibido tiene una vida media no mayor de cuatro años y en algunas profesiones menos. Lea constantemente trabajos, extractos, libros y revistas en su área de especialización. Desarrolle un programa de ejercicios físicos que lo mantengan firme y mejoren su vitalidad. El trabajo no lo es todo. Tome el tiempo necesario para relajarse , distraerse y renovarse. Desarrolle relaciones sólidas con amigos y familiares. Esto lo ayudará a mantenese alerta, fresco y capaz para enfrentar creativamente las vigorosas  exigencias y las tremendas oportunidades que lo esperan en su futuro.
Autor: Stephen Covey 

Como comenzar el año nuevo de la mano de Jesus

Al iniciar el año nuevo, la mayoría de las personas hacemos una lista de las cosas o propósitos de lo que queremos hacer; el propósito de algunos es bajar de peso, otros salir de deudas o comprarse lo que siempre han querido; Lamentablemente son muy pocos los hermanos que se proponen una meta para su vida espiritual.

 Tienes una meta para crecer espiritualmente y hacer la diferencia este  nuevo año? si tu respuesta es si, te felicito y doy gloria a Dios!! Pero si todavía no te propones nada, aquí te presentamos algunas ideas que pueden ser de bendición en todo el año para ti y tu familia:



1.    Congregarse en una iglesia y por lo menos asistir todos los domingos.

2.    Dejar que Jesucristo tome el control de tu vida y tus decisiones.

3.    Asistir a clases bíblicas o discipulados.

4.    Hacer un grupo de oración en tu casa o asistir alguno.

5.    Ayudar en las actividades de la iglesia.

6.    Salir a evangelizar por lo menos una vez por semana o quincena.

7.    Ponerte en ayuno y oración más seguido.

8.    Tomarte por lo menos 15 minutos en oración y comunicación directa con Dios TODOS LOS DÍAS.

9.    Leer un párrafo de la biblia todos los días y meditar sus pasajes.

10.  Ponerte en disposición para que Dios te use de la manera que más le agrade.


Esperamos que estas pequeñas sugerencias sean de bendición para tu vida, Recuerda que si has hecho planes y si en estos propósitos de este nuevo año  no has incluido planes para con Dios, con que fuerza pues podrás llevarlos a cabo? Si es el mismo Dios quien te sostiene y te guía!

Recuerda la cita en Colosenses 1:10:  Así podréis andar como es digno del Señor, agradándolo en todo, y llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios

saludos y bendiciones!!