sábado, 23 de abril de 2011

hoy me gustaría recordarte que...


Bueno es el Señor;
es refugio en el día de la angustia,
y protector de los que en él confían.

Nahúm 1:7 (NVI)

"Por eso, aunque pasamos por muchas dificultades, no nos desanimamos. Tenemos preocupaciones, pero no perdemos la calma. La gente nos persigue, pero Dios no nos abandona. Nos hacen caer, pero no nos destruyen."
2 Corintios 4:8-9 (Traducción Lenguaje Actual)

Sabiendo esto, podemos decir como el salmista: "Aunque pase yo por grandes angustias, tú me darás vida; contra el furor de mis enemigos extenderás la mano: y tu mano derecha me pondrá a salvo!" Salmos 138:7 (NVI). Podemos decir con gratitud: "Me alegro y me regocijo en tu amor, porque tú has visto mi aflicción y conoces las angustias de mi alma. Salmos 31:7 (NVI)

Hay muchísimas cosas de las cuales tal vez nunca entenderemos su por qué en este mundo, pero "sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan". Romanos 8:28 (TLA)

Sabiendo que Dios tiene un propósito en medio de la situación que estoy viviendo, puedo decir: "A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. Salmos 121:1-2 (NVI)

Así que, Vicente, pon tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti. 1 Pedro 5:7 (TLA)

No te preocupes por lo que pasará mañana. Ya tendrás tiempo para eso. Recuerda que ya tenemos bastante con los problemas de cada día. Mateo 6:34 (TLA)

¡Dale gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Él es un Padre bueno y amoroso, y siempre nos ayuda. Cuando tenemos dificultades, o cuando sufrimos, Dios nos ayuda para que podamos ayudar a los que sufren o tienen problemas. 2 Corintios 1:3-4 (TLA)

No te preocupes por nada. Más bien, ora y pídele a Dios todo lo que necesitas, y se agradecido. Así Dios te dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo. Filipenses 4:6-7 (TLA)

Deseas que el señor se mantenga con tigo

¿Deseas que el Señor mantenga sus ojos abiertos y atentos sus oídos a tus oraciones? ¿Deseas que Dios te escoja y te consagre para habitar en ti? ¿Y que Sus ojos y Su corazón siempre estén en ti?

 Te tengo una noticia... Dios desea con todo su corazón que esto se haga realidad en tu vida! Y es por eso que en 2 Crónicas 7.14 te dice cómo debes lograrlo.

"si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra. Mantendré abiertos mis ojos, y atentos mis oídos a las oraciones que se eleven en este lugar.  Desde ahora y para siempre escojo y consagro este templo para habitar en él. Mis ojos y mi corazón siempre estarán allí." 2 Crónicas 7.14-16

Humillarse implica reconocer que necesitamos el perdón de Dios.

También nos dice que oremos y busquemos de Dios, este "buscarlo" no es para jugar a las escondidas, es para que lo conozcamos! Él nos dice: "Lo que pido de ustedes es amor y no sacrificios, conocimiento de Dios y no holocaustos." Oseas 6.6

"Conozcamos al Señor; vayamos tras su conocimiento. Tan cierto como que sale el sol, él habrá de manifestarse; vendrá a nosotros como la lluvia de invierno, como la lluvia de primavera que riega la tierra". Oseas 6. 3

Y por último... "abandona tu mala conducta". Se que es difícil abandonar una conducta, sobre todo cuando se nos ha hecho hábito. Y no importa si recién conoces a Dios o si te criaste en un hogar cristiano y hasta tienes un súper ministerio. Nadie está exento de caer. "Si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer." 1 Corintios 10.12

Pero no es imposible! Simplemente se trata de intentarlo y si caes, te levantas! Y si vuelves a caer te vuelves a levantar! Todas las veces que sea necesario. La única manera que tiene el diablo de vencerte es que tú decidas no volver a levantarte. Mientras aún luches no estarás vencido! Intenta de una manera activa vencer el pecado, confiésalo, pide consejo a personas que amen a Dios y sean maduras espiritualmente. Vicente... tomate de la mano de Dios y LEVANTATE!

Y no dudes en acercarte nuevamente a Dios "Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos." Hebreos 4.15-16

Dios quiere perdonarte, escucharte y restaurarte, así que recuerda que "El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir; podrá tropezar, pero no caerá, porque el Señor lo sostiene de la mano." Salmos 37.23-24

Esto es lo que Dios dice de ti, Vicente: "A cambio de ti entregaré hombres; ¡a cambio de tu vida entregaré pueblos! Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, porque yo estoy contigo; desde el oriente traeré a tu descendencia, desde el occidente te reuniré." Isaías 43.4-5

sábado, 9 de abril de 2011

¡Vuélvele a pegar!




Había una Iglesia vieja que necesitaba una remodelación, entonces, durante el servicio, el pastor hizo una apasionada propuesta mirando directamente al hombre más rico del pueblo.Al final del servicio, el hombre rico se paró y anunció, "Pastor, Voy a contribuir con mil dólares."Entonces luego, un pedazo de yeso cayó del techo y le pegó en el hombro al hombre.Rápidamente él hombre rico se paró de nuevo, gritando: "Pastor, Incrementaré mi donación a 5 mil dólares."Antes de que se pudiera sentar, le cayó otro pedazo de yeso del techo otra vez, y otra vez él realmente gritó, "Pastor, voy a doblar mi segunda promesa."Se sentó, y de nuevo una gran cantidad de yeso cayó sobre su cabeza.Se paró una vez más y exclamó gritando, "Pastor, Le daré 20 mil dólares"De pronto un diácono gritó: "¡Vuélvele a pegar, Señor! ¡Vuélvele a pegar!"