martes, 25 de octubre de 2011

12 Principios para el Ministerio Juvenil

12 Principios para el Ministerio Juvenil


No hay nada más desafiante que el trabajo con la gente joven. Muchas veces las personas tienen un sincero deseo de trabajar en el ministerio juvenil, pero sencillamente no saben por dónde comenzar.

Lo que sigue no pretende ser un análisis profundo sobre el trabajo con adolescentes, sino que son sólo algunos de los principios básicos que te proveerán un punto de partida para el trabajo con los adolescentes y jóvenes. 

1. Un Ministerio Fundamentado en el Corazón de Dios. 

El ministerio juvenil no es un escalón hacia un ministerio mayor, es el más alto llamado de Dios para alcanzar a aquellos que son su mayor preocupación (Lee Joel 2:28

Los jóvenes son el centro del escenario social, todos los dias. 

Los medios reflejan la razón de por qué Dios está tan preocupado por los jóvenes: 

  • Se involucran en crímenes, son usados en la delincuencia y los envían a las guerras.
  • Una estadística dio cuenta que el 80% de las personas convertidas al día de hoy lo hicieron antes de los 21 años.
  • Si estudiamos algunos de los pasados avivamientos en el mundo, vemos que han sido iniciados por jóvenes, por eso esta es la edad en donde Satanás ha puesto toda su atención.
2. No necesitan un "lidersito" sino un líder real. 

Se necesita más que una guitarra y un programa para alcanzar a la juventud. Los jóvenes no están buscando un "lidersito" de quien aferrarse, ellos están buscando un líder joven y maduro espiritualmente, que sea sincero, honesto y ungido. 

Ellos necesitan saber que vas a estar con ellos todo el tiempo, especialmente en sus momentos de mayores necesidades. Que no estás preocupado por encontrar la forma de trepar más alto en el ministerio. 

Necesitan saber que genuinamente te interesas por ellos y sus sentimientos. Necesitan un amigo pero no al nivel de ellos. Evita el amiguismo y las frases "gastadoras"(burlonas). 

3. Hay que aceptar a los jóvenes tal cual Dios los trajo. 

No trates de cambiar a los chicos. Ese no es tu trabajo. Cambiarlos es la tarea del Espíritu Santo. Nuestra responsabilidad consiste en comunicarles el incondicional amor de Dios por ellos. 

No tiene por qué gustarte la manera en que se visten, las cosas que hacen o incluso lo que dicen, pero sí debes estar deseoso de aceptarlos como son. 

Mientras ven tu amor y aceptación incondicional por ellos, y mientras Dios comienza a moverse en sus corazones, comenzarás a notar verdaderos cambios en ellos. 

4. Aprende a caminar con sabiduría con los no creyentes (Colosenses 4:5-6) 

Muchos jóvenes, tanto dentro como fuera del grupo juvenil, aún no han entregado sus vidas a Cristo. 

Evangelismo es algo que los líderes juveniles hacemos mientras caminamos. Nuestro estilo de vida debería ser de una calidad tal que la gente pueda distinguirnos de los de afuera. 

Algunas características del estilo de vida de un creyente son: Consistencia, sensibilidad, dispuesto a escuchar, amor, fe, paz, bondadoso, semejante a Cristo. 

5. Mantente atento a la dignidad de cada persona en particular. 

Probablemente, uno de los mayores problemas que es común a la mayoría de los adolescentes y jovenes es la baja autoestima. Es nuestra oportunidad y privilegio poder ayudarlos a experimentar qué significa "ser hecho a imágen de Dios". 

Podemos ayudarles a descubrir su valor como individuo, sus talentos especiales, dones y habilidades. 

Luego que hayan entregado sus vidas al Señor, podemos ayudarles a descubrir su herencia como hijos de Dios. 

6. Habla naturalmente, en términos familiares para ellos.

Los chicos no desean que solo les "vengan a predicar". No hagas la reunion juvenil como un culto normal (Tiene que ser diferente) 

Debes tener presente dónde ellos están en su caminar con Cristo, y hablarles en su nivel de experiencia. Usa ilustraciones con las cuales puedan identificarse. 

Sin embargo, en tu deseo por identificarte, no caigas en el error de una adolescencia extendida. Los jóvenes necesitan un modelo a quien ve, un joven maduro en Cristo que descubrió su capacidad y el deseo de trabajar con jóvenes, y no un joven que ocasionalmente comparte el mundo de los adultos. 

7. Crea un clima informal. 

Los adolescentes necesitan sentir que están juntos como un gran grupo de amigos, y no que sólo se juntan para una reunión. Los jóvenes disfrutarán y valorarán profundamente este tiempo. 

Y asumiendo que la amistad es un don de Dios, no sólo los adolescentes continuarán viniendo, sino que además se animarán a invitar a sus amigos. 

8. Esto es para ti "Considera un pecado aburrir a los jovenes". 

La vida es una gran aventura. Jesucristo fue la persona más dinámica que alguna vez vivió sobre la tierra. Toda relación que desarrollamos con los jovenes, toda reunión que tengamos, debería proyectar el tipo de vida que vivió el Señor. 

Los chicos necesitan sentirse libres para decir y hacer cosas, reirse de sí mismos, y sentirse parte de lo que está ocurriendo. En ninguna parte de las escrituras encontraremos alguna cita en donde Jesús o alguno de sus seguidores alguna vez aburrieron a las personas (¡al menos los discípulos los hacían enojar!) 

Sería horrible si, luego de un retiro, alguno de nuestros jóvenes va a su casa y escribe en su diario. "Fue un perfecto aburrimiento, nunca mas vuelvo a ir, lo voy a lamentar el resto de mi vida". 

9. Construye en los chicos el instinto de aventura. 

Los adolescentes y jóvenes tienen el verdadero deseo de hacer cosas únicas, lo inusual, lo diferente. Planear viajes, realizar eventos especiales, salir a algún lado, etc, añadirán excelentes cierres para tus reuniones. Incluso los dramas y los juegos serán de gran ayuda para construir el espíritu de aventura en los chicos. 

10. Capitaliza el buen humor y la música para establecer la apertura hacia el evangelio. 

Cada reunión debería tener una atmósfera de informalidad y diversión. Juegos, dramas, películas, etc. pueden darle a cada reunión un toque diferente. Tus reuniones nunca serán aburridas, si se programan correctamente. 

Los chicos aman la música, y realmente les gusta mucho cantar, Aprovecha esto para que aprendar a Adorar a Dios, porque Dios esta buscando verdaderos adoradores (Juan 4:23-24)

11. Estudiantes disciplinados. 

Luego que un joven entrega su vida a Cristo, es importante que rápidamente sea discipulado en la vida cristiana: 
  • La importancia de la comunión con otros hermanos y pertenecer a la iglesia.
  • La disciplina de mantener un devocional diario personal y una vida de oración.
  • Cómo estudiar la Biblia y memorizar versículos bíblicos.
  • Como tomar notas de los mensajes del pastor y de los estudios dominicales.
  • Como compartir la fe con los demás, etc.

12. Vé donde los chicos están. 

La gran comisión nos alienta a "ir y decir". Sin embargo, a través de los años este mandato ha tenido una regresión. Ahora nosotros decimos "vengan y escuchen". Vengan a mi clase de escuela dominical, a nuestro avivamiento, o a nuestro servicio de adoración. No hay nada malo en estas actividades, pero nunca pueden reemplazar el estilo de vida evangelístico. 

Nosotros como obreros juveniles, debemos invertir nuestro tiempo permaneciendo donde los chicos están: en las escuelas, en las actividades deportivas, lugares de reunión de los jovenes, pizzerías, etc. Ve donde ellos estan.

Que Dios te Bendiga Lider, esperamos tus comentarios
You are subscribed to email updates fromRecursos Para Jovenes Cristianos 
To stop receiving these emails, you mayunsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610

jueves, 6 de octubre de 2011

Fwd: Recursos Para Jovenes Cristianos





Inicio del mensaje reenviado:

De: Recursos Para Jovenes Cristianos <victorhugo.chb@gmail.com>
Fecha: 06 de octubre de 2011 03:38:13 a.m. CST
Para: dtrig2@yahoo.com.mx
Asunto: Recursos Para Jovenes Cristianos

Recursos Para Jovenes Cristianos


Lider para Todo Terreno

Posted: 05 Oct 2011 08:43 AM PDT


Lider Juvenil para Todo Terreno

La falta de prioridades es un mal que no distingue credo ni ideología. Es un descuido que no deja indiferente a nadie. Es una epidemia que ataca a quienes aspiran a ser líderes estudiantiles cristianos.

La falta de sabiduría en la toma de decisiones, afecta directamente las prioridades y éstas, la relación con Dios, la vida, los estudios, la familia, las finanzas y otras tantas áreas. Definitivamente la carencia de dichas prioridades, en algún momento de nuestra existencia, nos pasa la cuenta.

A decir verdad, dicha falta de prioridades es un mal que no distingue credo ni ideología. Es un descuido que no deja indiferente a nadie. Es una epidemia que ataca a quienes aspiran a ser líderes estudiantiles cristianos. Es un problema que ni siquiera respeta a quienes dicen tener una relación con Dios. Es una patología que afecta incluso, a quienes creemos que conocen el valor del tiempo y el imperativo de involucrarse en la causa de Cristo.

El uso de nuestra vida debería ser una prueba superada. Sin embargo, excluyendo a los pecados ocultos, la falta de prioridades quizás sea la más infame. Porque tras sí, arrastra la raíz de la autosuficiencia. Aquella que nos hace creer que todo depende de nosotros y sólo de nosotros; dotándonos de ínfulas ilusorias. Lo cierto es, que la realidad en algún momento golpea nuestras vidas. Y cuando despertamos, aprendemos casi todos lo mismo: hay una vida y un tiempo en el cual debemos vivir; aspirar a más, es fracasar. De hecho, es vivir en nuestras propias fuerzas, con falta de sabiduría. En definitiva, vivir debilitados física, mental y espiritualmente. Lo que yo denominaría: vivir como líder 4x4 o todo terreno.

Pero no todo está perdido para el líder todo terreno que no sabe distinguir lo urgente, lo importante y lo vital. Ya que como diría la sapiencia oriental: "para todo problema hay una solución". Y en este caso, vale la pena recordar: La sabiduría es de Dios, las prioridades de cada uno.

Aprender a vivir con prioridades y no como el líder todo terreno es un arte; una clase impartida por la universidad de la vida. En mi caso particular, por la influencia de mis amigos estadounidenses a quienes conocí cuando acababa de llegar a México y con los cuales conviví durante siete años. Aun recuerdo mi irreflexiva manera de actuar y las palabras sabias de quienes ya tenían doctorado en Administración de Vida. Creo, por lo menos, haber adquirido mi licenciatura en dicho
tema.
Fue allí donde aprendí que el proceso de la vida, gradualmente, pone sobre nuestros hombros tareas mayores, y que la responsabilidad de ser un líder estudiantil cristiano implica tres cosas: decidir, delimitar y aceptar. Y esto indudablemente, queramos o no, debe llevarnos como diría mi esposa, a ser capaces de responder tres preguntas: ¿Qué es lo que quieres hacer? ¿Qué es lo que otros quieren que hagas? ¿Qué es lo que Dios te pide hacer?.

Es indudable que estudiar en la universidad representa un atractivo para nuestros círculos inmediatos (familia, iglesia y grupos cristianos en la universidad), ya que como es de nuestro conocimiento, sólo un pequeño número de personas en el mundo, tienen acceso a los estudios superiores. Una disyuntiva que desafía nuestra inclinación natural a participar en todo y nunca decir no; o sea, a lo que he denominado líder todo terreno. Gran error si ansiamos aportar activa y significativamente en el campo de las misiones. Obviamente entendiendo el justo equilibrio en cada una de estas áreas, un equilibrio establecido por Dios.

Muchas son las oportunidades donde he visto el conflicto que enfrentan estudiantes (líderes) cristianos universitarios que están confundidos y divididos sobre cual es el lugar donde deben aportar la mayor parte de su tiempo, talento y dinero, mientras estudian. Personalmente he llegado a la conclusión de que debe ser en la universidad, ya que:

1. Proporcionalmente los estudiantes universitarios son un grupo pequeño pero realmente influyente en comparación a otros sectores de la población. En la universidad surgen líderes empresariales, políticos, religiosos, sociales, etc.

2. Iniciar movimientos espirituales en la universidad, es un verdadero reto a la comodidad. ¿Cuántos nuevos creyentes han sido parte de tu discipulado personal en los últimos 5 años?

3. En la iglesia generalmente ya todos son cristianos, y existen otras personas capaces de asumir el rol de grupos previamente establecidos.

4. La universidad es el lugar donde el estudiante pasa la mayor parte del tiempo.

5. Dios desea que también allí seamos testigos.

Finalmente, ¿de qué sirve ser un todo terreno cuando al final de la carrera no hay quien nos siga, y lo que es peor, que siga a Cristo? Podemos ser intensos, hiperactivos, impulsivos, apasionados y nada malo hay en ello, mientras nuestro enfoque y gasto de energías esté correctamente orientado y enfocado.

Para ser honesto, al final de cuentas, qué importa lo que yo piense. Lo cierto es que nada de esto tiene sentido sino respondemos de manera sincera y personal a la pregunta de fondo: ¿Qué es lo que Dios me está pidiendo hoy?.

"Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cual sea la voluntad del Señor en vuestros corazones" Efesios 5: 15 – 17.


por: Christian Maureira
You are subscribed to email updates from Recursos Para Jovenes Cristianos
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610

martes, 4 de octubre de 2011


Hola, Jóven

Hoy quiero compartir contigo un mensaje que escuché el día sábado y que tocó profundamente mi corazón y espero que también lo haga contigo:
Trata sobre una historia muy conocida: Jesús convierte el agua en vino. Antes de ingresar a la historia vale resaltar 3 características principales del agua: es incolora (no posee color), inodora (no posee olor) e insípida (no posee sabor). En total contraste con el vino, el cual, quienes saben de vinos, lo definen por su color, olor y sabor.
Te pregunto a ti directamente, Joven: ¿Algún área de tu vida está como el agua? ¿Sin color, olor ni sabor? Tú sabes muy bien cual es esa área, o quizás sea toda tu vida!
¡Dios aún hoy puede transformar el agua en vino!
El Evangelio de Juan, capítulo 2 lo relata de la siguiente manera:
"Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús se encontraba allí. También habían sido invitados a la boda Jesús y sus discípulos."
Aquí encontramos la primera clave para que Dios cambie el agua en vino: Asegúrate de que Jesús esté en la fiesta (en esa área de tu vida)
"Cuando el vino se acabó, la madre de Jesús le dijo:
--Ya no tienen vino.
--Mujer, ¿eso qué tiene que ver conmigo? --Respondió Jesús--. Todavía no ha llegado mi hora.
Su madre dijo a los sirvientes:
--Hagan lo que él les ordene."
La segunda clave: Haz lo que Él ordene.
"Había allí seis tinajas de piedra, de las que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. En cada una cabían unos cien litros.
Jesús dijo a los sirvientes:
--Llenen de agua las tinajas.
Y los sirvientes las llenaron hasta el borde."
Te imaginarás que llenar tinajas de piedra donde cabían 100 litros de agua no era nada fácil! En esa época no existían los grifos ni las cañerías. Lo que hacían era ir a un pozo de agua (aljibe), llenar con agua una especie de balde y lo vertían en la tinaja de piedra. Ahora bien... mirándolo naturalmente, ¡esto no tenía sentido! Lo que hacía falta era vino y Jesús les dice que llenen las tinajas con agua. La tercera clave es: trabaja con lo que tienes a mano, trabaja con lo que hay a tu alcance. Lo bueno no es el agua, sino lo que Dios hace con el agua.
También vemos que esos sirvientes tienen que haber sido persistentes en su tarea a pesar de no ver ningún cambio. Quizás estaban cansados de llenar una y otra ves esas tinajas con simple agua. Sin embargo lo hicieron hasta que el agua llegó al borde. La cuarta clave es la respuesta a lo que siempre le preguntamos a Dios: ¿Hasta cuándo? Y Dios te dice: ¡Hasta el borde!
"--Ahora saquen un poco y llévenlo al encargado del banquete --les dijo Jesús. Así lo hicieron."
¿Te imaginas a la persona que le estaba llevando al encargado eso que para él seguía siendo agua? Encima Jesús ni siquiera hizo una oración para que se convirtiera en vino. Tampoco dijo: Agua, ¡conviértete en vino! Que ilógico, ¿verdad? Sin embargo es así, Dios nos lleva hasta el límite de nuestra fe. Nos dice: sigue trabajando con agua. Ycuando menos lo notes, Dios hará el milagro.
"El encargado del banquete probó el agua convertida en vino sin saber de dónde había salido, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Entonces llamó aparte al novio y le dijo:
--Todos sirven primero el mejor vino, y cuando los invitados ya han bebido mucho, entonces sirven el más barato; pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora."
A lo mejor tu sientes que tu vida sí tiene color, olor y sabor pero presta atención a esto, el encargado le dice: "has guardado el mejor vino hasta ahora". Ten presente que lo bueno es enemigo de lo mejor! Y siempre se puede ser mejor!
Recuerda esto, Joven : Dios aún hoy convierte el agua en vino, pero asegúrate de que Jesús esté en la fiesta y de hacer lo que Él ordene perseverantemente, trabajando con lo que tienes a mano, aunque no veas nada de milagroso. Porque cuando menos te des cuenta Dios ya convirtió el agua en vino!
Todas las citas bíblicas son de la Biblia Nueva Versión Internacional

21 Ideas para líderes de Jóvenes



Recursos Para Jovenes Cristianos

21 Ideas para Lideres Juveniles

Posted: 03 Oct 2011 08:41 PM PDT


21 Ideas para Lideres Juveniles
Mi deseo es que las siguientes sugerencias te sirvan para trabajar con los jovenes de tu iglesia
  1. Involucra a los jóvenes en diferentes áreas de la iglesia.
  2. Entrena a los jóvenes para que participen de la reunión desde el comienzo hasta el fin.
  3. Desarrolla un curso de liderazgo juvenil para la Escuela Dominical. Allí descubrirás valiosos colaboradores.
  4. Recuerda adorar en público y ser disciplinado en privado.
  5. No permitas que estén hablando o perturbando cuando estás ministrando. Enseña esta regla y apégate a ella.
  6. Comienza una clase de escuela dominical para padres de adolescentes. Descubrirás nuevas áreas para ministrar.
  7. Mantén tu reunión fluyendo, que no haya pérdida de tiempo. Más vale una reunión corta pero dinámica.
  8. Haz todo con un espíritu de excelencia.
  9. En las salidas o excursiones, delega tareas a tu equipo de trabajo para que no te estreses demasiado.
  10. Estate atento con los problemáticos del grupo, no tengas temor a confrontarlos. Recuerda que el amor no es débil.
  11. Estate expectante a que el Espíritu Santo se mueva en tus reuniones. Esa es la clave para el crecimiento del grupo.
  12. Lleva a algunos jóvenes a ministrar a otros que por alguna razón dejaron de venir a las reuniones. Eso funciona.
  13. Involucra a los jóvenes en servicios comunitarios.
  14. Desarrolla un ministerio juvenil de limpieza en la iglesia.
  15. Anima a los jóvenes a iniciar un club bíblico en la escuela.
  16. Inicia alguna actividad evangelística en las calles.
  17. Siempre reconoce a los visitantes. Haz que se sientan confortables en tu reunión y agradéceles por haber venido.
  18. Desarrolla un ministerio juvenil telefónico, llama a los ausentes y a los que pudieran estar enfermos.
  19. Reúnete a comer con tus jóvenes cuando veas la oportunidad. ¡Oportunidades para comer es lo que sobra!
  20. Anima a los jóvenes a dar algunas de sus ropas a otros en el grupo que no tienen (con el permiso de los padres)
  21. Siempre saluda a los jóvenes y a tu equipo antes de las reuniones. Recuerda que así como ere tú, serán ellos.
Si tienes mas sugerencias te invito a que puedas comentarlas para que asi sepamos todos, bendiciones
You are subscribed to email updates from Recursos Para Jovenes Cristianos
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610