sábado, 3 de noviembre de 2012

No Se Haga El Muerto

Mat 11:12  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora,  el reino de los cielos sufre violencia,  y los violentos lo arrebatan.

Mat 11:12  "Desde que vino Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia,[5] y los que usan la fuerza pretenden acabar con él.

La violencia1es el tipo de interacción humana que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que, de forma deliberada, provocan, o amenazan con hacerlo, un daño o sometimiento grave (físico, sexual o psicológico) a un individuo o una colectividad;2 o los afectan de tal manera que limitan sus potencialidades presentes o futuras.3           
 La santa violencia significa una firme y abnegada decisión, poniendo todo el corazón en el servicio de Dios.
 "El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan". Esa violencia implica todo el corazón. Ser indeciso es ser inestable. Se requieren resolución, abnegación y esfuerzo consagrado para efectuar la obra de preparación.
11.12 Sufre violencia: otra posible traducción: Se abre paso con fuerza. Esta frase parece hacer alusión a los que se oponen al reino de Dios, como Herodes. Pero también es posible que indique que el reino de Dios se extiende con fuerza irresistible.
Luc 16:16  "La ley y los profetas llegan hasta Juan.[3] Desde entonces se anuncia la buena
noticia acerca del reino de Dios, y a todos se les hace fuerza para que entren.[4] 

16.17 Mt 11.12-13. A todos se les hace fuerza para que entren: otra posible traducción: todos se esfuerzan por entrar.

 La santa violencia significa llevar adelante la obra de Dios avanzando con fe aunque al principio la obra sea dura y lenta.
"Al principio, la obra es dura y lenta. Ahora es cuando todos deben poner el hombro para levantar la carga y llevarla adelante. Debemos avanzar, aunque tengamos delante el mar Rojo y montañas inaccesibles del otro lado. Dios ha sido con nosotros y ha bendecido nuestros esfuerzos. Debemos trabajar con fe. 'El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan' (Mat. 11: 12). Hemos de orar, creer que nuestras oraciones son escuchadas, y entonces trabajar.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario