jueves, 11 de septiembre de 2014

Caida de Jerico

Jerico Esta ciudad estaba colocada estratégica mente en un paso principal entre el valle del Jordán y la región montañosa.

Jericó era una ciudad amurallada como a 8 Kms. al jericho12oeste del Jordán y 9 Kms. al norte del mar Muerto, y 30 Kms. al noreste de Jerusalén. No estaba muy lejos el lugar donde Israel acampó antes de que cruzaran el Jordán, cerca del monte Nebo, desde donde se podía ver la "ciudad de las Palmeras" (Deuteronomio 32:49;

34:3). Estaba situada en el llano, pero al oeste estaba cerca del pie de las montañas, de tal manera que los espías protegidos por Rahab, pudieron alcanzarlas muy fácilmente. Josefo describe a  como un llano fértil. Parece que la mayoría está de acuerdo en que la antigua ciudad estaba situada como a 2 Kms. al noroeste del Jericó moderno donde hay un montículo de 365 ms. de largo por 15 ms. de alto, el cual sostiene cuatro montículos más pequeños. Estaba en la porción dada a Benjamín y era un lugar donde se juntaban los peregrinos que no querían pasar por Samaria al ir o volver de Jerusalén.

[1]  6.1-27 El siguiente relato ilustra con especial dramatismo la idea central de todo el libro de Josué: la posesión de la Tierra prometida es un don del Señor a su pueblo, y no una "conquista" que el pueblo pueda atribuir a sus propios méritos (Jos 1.2-5). Al pueblo le toca obedecer la orden de Jehová. Cf. Dt 7.7-8.

[2]  6.4 No se trata de trompetas metálicas sino de cuernos de carnero utilizados como instrumentos de viento. Su sonido ronco y potente servía para convocar al pueblo (Jl 2.15), para anunciar un acontecimiento solemne o una fiesta religiosa (1 R 1.39; Sal 81.3) y para dar la alarma o alguna otra señal en tiempo de guerra o de paz (Jer 4.5,19; Jl 2.1). Más tarde, el cuerno pasó a formar parte de la liturgia sinagogal. Véase Ex 19.12-13 n.

[3]  6.4 Nótese la importancia que se atribuye en esta narración al número siete, símbolo de la perfección y de la plenitud: siete sacerdotes tocan siete trompetas, y la muralla de la ciudad se viene abajo el séptimo día, después que el pueblo da siete vueltas alrededor de ella. Véase Gn 4.23-24 n.

[4]  6.4 La procesión con el Arca del pacto, la presencia de los sacerdotes y el toque de las trompetas hacen que la acción desplegada por los israelitas reúna todos los rasgos de una ceremonia religiosa. Véase Jos 3.3 nota e.

[5]  6.5 Todo el pueblo gritará con fuerza: Con la misma expresión hebrea se designa tanto el grito de guerra que lanzaban los combatientes para enardecer sus ánimos e infundir terror a sus enemigos (1 S 4.5-7) como las aclamaciones del pueblo en las fiestas religiosas (2 S 6.15; Sal 47.5).

 

El Uno (1) :Existe un acuerdo universal sobre el significado de este número. En todos los idiomas es el símbolo de la unidad, y en las Escrituras es considerado como el signo de la unidad divina y su supremacía absoluta: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3)
· El Dos (2): Mientras que el número uno afirma que no hay otro, el dos indica que sí lo hay. Es un número que tiene un doble colorido, de acuerdo con su contexto.
El número dos es el número de división y separación.
· El Tres (3) :El número tres es el número de unión, aprobación y consumación. **(también significa "perfección divina)

El Cuatro (4) : El número cuatro es el número de la creación. Especialmente tiene que ver con la tierra. Hay cuatro puntos del compás: norte, este, sur y oeste. Hay cuatro estaciones: primavera, verano, otoño, invierno.
· El Cinco (5) :El número cinco indica la gracia de Dios.
Las columnas del atrio exterior del Tabernáculo eran de cinco codos de altura, separadas por cinco codos de espacio.
· El Seis (6) :Falta, imperfección (una unidad menos que el número perfecto de siete).
El número seis es el número del hombre. Este número demuestra el estado triste de lo incompleto del hombre.
En el sexto día fue creado el hombre. El hombre tenía que trabajar seis días a la semana.
· El Siete (7) :El número siete denota la plenitud, perfección y lo completo de Dios. Es uno de los números perfectos que deriva de una palabra hebrea que significa “estar pleno” o “estar satisfecho”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario