sábado, 13 de septiembre de 2014

Debo Cuidar De Mi Hermano

si no amo a mi hermano projimoGen 4:8  Y dijo Caín a su hermano Abel:  Salgamos al campo.  Y aconteció que estando ellos en el campo,

Caín se levantó contra su hermano Abel,  y lo mató.

Gen 4:9  Y Jehová dijo a Caín:  ¿Dónde está Abel tu hermano?  Y él respondió:  No sé.  ¿Soy yo acaso

guarda de mi hermano?

[8]  4.8 Salgamos al campo : según versiones antiguas. La frase no se encuentra en el texto hebreo.

[9]  4.8 Cf. Mt 23.35; Lc 11.51; 1 Jn 3.12.

[10]  4.9 ¿Dónde está Abel, tu hermano? Hay un evidente paralelismo entre esta pregunta y la de Gn 3.9. En ambos casos, los interrogados tratan de eludir su propia responsabilidad con una evasiva. Véase Ex 32.22-24 n.

Gen 3:9  Mas Jehová Dios llamó al hombre,  y le dijo:  ¿Dónde estás tú?

Mi hermano y el resentimiento

1Co 13:5  no hace nada indebido,  no busca lo suyo,  no se irrita,  no guarda rencor;

[5]  13.5 No busca lo suyo: Cf. Flp 2.4.

Php 2:4  no mirando cada uno por lo suyo propio,  sino cada cual también por lo de los otros.

 Mi Hermano Y La Venganza

Lev 19:18  "No seas vengativo ni rencoroso con tu propia gente. Ama a tuprójimo, que es como tú mismo. Yo

soy el Señor.[2]

Lev 19:18  No te vengarás,  ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo,  sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Yo Jehová.

[13]  19.18 Con el mandamiento del amor al prójimo culmina la serie de preceptos destinados a promover la honestidad, la solidaridad y la justicia entre los miembros de la comunidad. La palabra hebrea traducida por prójimo designa a una persona con la que se tiene una relación que no es de parentesco (p.e., el vecino o el compañero de trabajo). El contexto da a entender que a este prójimo había que buscarlo únicamente dentro del propio pueblo. Jesús y los escritores del NT dieron a este mandamiento alcance universal. Cf. Mt 22.39; Mc 12.31,33; Lc 10.27; Ro 13.9; Gl 5.14; Stg 2.8. Véase también Mt 5.43 n.

Mat 22:37  Jesús le dijo:  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,  y con toda tu alma,  y con toda tu

mente.

Mat 22:38  Este es el primero y grande mandamiento.

Mat 22:39  Y el segundo es semejante:  Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Pro 22:22  No abuses del pobre por ser pobre,  ni oprimas ante los jueces al indefenso

UN JOVEN CLAVADISTA

Un joven que se había criado ateo, estaba tratando de convertirse en un clavadista olímpico. La única

Influencia religiosa en su vida venía de un amigo cristiano que siempre le estaba predicando. El joven

clavadista nunca realmente le prestaba atención a los sermones de su amigo, pero los escuchaba seguido.

Una noche el clavadista entró a la alberca que estaba dentro del colegio donde asistía. Todas las luces

estaban apagadas, pero el edificio tenía grandes ventanas en el techo y la luna estaba brillando, había

suficiente luz para poder practicar. El joven se subió al trampolín más alta y al voltearse de espaldas hacia la

alberca, en la orilla de la tabla, y extendiendo sus brazos hacia afuera, observó su sombra en la pared, la

sombrea de su cuerpo, estaba en forma de cruz, en vez de echarse el clavado se arrodilló y finalmente le pidió

a Dios que entrara en su vida.

Mientras este joven estaba allí, una persona de mantenimiento entró y encendió las luces. El agua de la

Alberca había sido drenada para hacer algunas reparaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario