sábado, 11 de octubre de 2014

Yo no sera parte de Halloween

Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Noche de Todos los Santos’), también conocido como Noche de1256876092654_f Brujas o Noche de Difuntos, es una fiesta de origen celta que se celebra principalmente en los Estados Unidos, Canadá, Irlanda, el Reino Unidoy en países no anglosajones como México y Colombia en la noche del 31 de octubre. Tiene origen en la festividad celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos. En gran parte, es una celebración secular aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa de 1840.1

Deu 18:10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien

practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

Deu 18:11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

Deu 18:12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

Deu 18:10 Que nadie de ustedes ofrezca en sacrificio a su hijo haciéndolo pasar por el fuego, ni practique la

adivinación, ni pretenda predecir el futuro, ni se dedique a la hechicería

Deu 18:11 ni a los encantamientos, ni consulte a los adivinos y a los que invocan a los espíritus, ni consulte a

los muertos.

Deu 18:12 Porque al Señor le repugnan los que hacen estas cosas. Y si el Señor su Dios arroja de la presencia de

ustedes a estas naciones, es precisamente porque tienen esas horribles costumbres.

Es un festival en el que se dice que ocurrían las siguientes actividades: se practicaba la adivinación; hadas, brujas y duendes atormentaban a las personas en el campo y los Druidas demandaban contribuciones de comida.
La celebración de Samhai continuó y en 834 D.C., el Papa Gregorio IV instituyó el día de todos los santos o de las brujas como una fiesta cristiana, esperando así eliminar El Samhai, lo cual no sucedió, y durante la reforma, el día de todos los santos fue rechazado por el protestantismo. A pesar de los muchos intentos por parte de la iglesia de destruir estas prácticas paganas aún todavía han sobrevivido.
Aunque en la actualidad muchas personas se resisten a aceptar que la brujería todavía existe, la misma esta en vigencia. ¿Superstición?, ¿Superchería?, ¿Creencias místicas que nos llevan a la Edad Media?, ¿Juegos de niños que se celebran el 31 de octubre?. El hombre moderno cree en los demonios y espíritus de maldad, sin embargo debemos entender que en el Universo (mundo invisible) existen dos fuentes de conocimiento, y el hecho de que usted lo acepte o no, no altera esta realidad. En este caso, el peor enemigo del hombre es “LA IGNORANCIA” y Satanás quiere que ignoremos sus maquinaciones y éstas se pueden vencer por medio de conocimiento, por esta razón hemos preparado dicho material para que el creyente conozca en qué terreno se está involucrando, en esta celebración.
“Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento” Oseas 4:6.
“Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” 2ª Corintios 2:11.

¿QUÉ REFERENCIA NOS DA LA PALABRA DE DIOS ACERCA DE LOS DISFRACES?

A. Bíblicamente el disfraz tiene connotaciones satánicas: 
* 1ª Samuel 28:8 – Saúl se disfrazó.
* 2ª Corintios 11:14 – Satanás se disfraza como ángel de luz.
* 1ª Reyes 14:1-2 – La mujer de Jeroboam.
* 1ª Reyes 20:38 – Un profeta también se disfrazó para sentenciar a Acab.
* 1ª Reyes 22:30 – Acab murió disfrazado.
* 2ª Crónicas 35:22 – Josías murió disfrazado.
B. Dios no nos llama a disfrazarnos sino a vestirnos.
1. La desnudez es símbolo de pecado.
2. La solución humana es temporal.
3. Dios viste a Adán y Eva con pieles, el sacrificio de una víctima inocente.
4. Dios nos ofrece cinco vestidos.
a) El ketoneh es una túnica blanca de lino finísimo.
b) El vestido del sacerdote.
c) El vestido del rey.
d) El vestido de guerra.
e) El vestido de bodas.
La pregunta sigue estando equivocada: “¿Qué tiene de malo?” No es un asunto cultural, es un problema espiritual.
 
SIETE RAZONES PARA NO CELEBRAR EL HALLOWEEN
1. NO es una actividad cristiana.
Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ni católicos, ni evangélicos, celebramos y nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.
2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que “el que no está conmigo está contra mí”. Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de toda estas clases de mal.
3. NO es una tradición costarricense. Como ocurre siempre que se importan actos culturales diferentes a los nuestros, el verdadero significado queda relegado a una simple imitación. Jamás se ha celebrado como parte de nuestra cultura e idiosincracia costarricenses una noche dedicada a las brujas.
4. Sirve para rendir culto a satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un “culto” especial dedicado a satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas “misas negras”.
5. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.
6. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir “ser parte de”: si usted participa está siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre satanás.
7. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces “vestimos” a nuestros niñitos como “brujitas” y “diablitos”. Jesús dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos”.¿Llevaría usted a sus niños disfrazados ante Jesús y los podría presentar libremente y con su conciencia tranquila? Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario