sábado, 14 de febrero de 2015

Auténticos amigos lección 38

  Joh 15:15  Ya no os llamaré siervos, porque el siervo 
  no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado 
  amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os 
  las he dado aconocer.

no os llamo siervos…pero…amigos. No hay indicación alguna en este evangelio de que Jesús hubiera llamado siervos a sus discípulos, aunque El usa en 13:16 una analogía de la relación entre el amo y el siervo. Pero como los siervos simplemente hacen lo que se les manda a hacer, a veces sin comprenderlo, Jesús desea una obediencia a un nivel más alto, que es el de la confianza mutua y la amistad de los que le siguen.
Amigo es alguien que profesa o te brinda amistad.
La amistad (del latín amicĭtas, por amicitĭa, de amicus, amigo, que deriva de amare, amar) es una relación afectiva entre dos o más personas. La amistad es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en la vida.
La amistad se da en distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia. La amistad nace cuando las personas encuentran inquietudes y sentimientos comunes. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo.

15.15 Como Jesucristo es Señor y Amo, debiera llamarnos siervos; pero nos llama amigos. Cuánto consuelo y seguridad nos da que el Señor nos haya escogido como amigos de Cristo. Como El es Señor y Amo, le debemos nuestra obediencia plena. Pero por sobre todo, Jesús nos pide que le obedezcamos por amor.

Joh 15:15  y a no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Los llamo mis amigos,
porque les he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho.

Un compromiso mutuo
Joh 15:13  El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos.
Joh 15:14  Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando.

Jesús el amigo genuino


No hay comentarios:

Publicar un comentario